Luciano Lutereau

En una entrevista con Emilio Granzotto, para el Nº. 428 del Magazine Litteraire, Lacan decía lo siguiente: “En diez años máximo, el que me lea hallará todo transparente, como una buena jarra de cerveza”. La entrevista data de 1974; es decir, han pasado casi cuarenta años… ¡y las jarras de cerveza no se volvieron menos opacas!
Por eso son fundamentales los libros como el aquí presentamos. No obstante, quisiera hacer algunas precisiones: en primer lugar, en absoluto se trata de un libro erudito –en el sentido ostentoso de la palabra; quiero decir, no se trata de un libro que alardea de su conocimiento, que, por cierto, no es poco–; este libro no es una especie de manual que “comentaría” un escrito de Lacan, sino que instituye un método para leer los escritos. Dicho de otro modo, aquello que las autoras llaman “lectura al pie de la letra” –que no tiene que confundirse con una lectura literal– es un dispositivo original de transmisión. Para el caso, cada enseñante elige el procedimiento que mejor le queda a su enunciación. Algunos prefieren un seminario –que no deberíamos confundir con cualquier curso más o menos universitario, dado que llamar “seminario” un conjunto de clases no es lo mismo que dictar un seminario en el sentido en que Lacan lo entiende–, pero también hay un modo de enseñanza a partir de la escritura y, en este sentido, no es un libro de psicoanálisis lacaniano cualquier comentario de Lacan.
En la mayoría de los casos nuestros libros no sobrepasan la divulgación, la explicación de la teoría, la “elucidación” de lo que deberíamos pensar para ser lacanianos en sentido estricto. Como si algo así existiese… Acaso, ¿la elección de un dispositivo de transmisión no es la mejor demostración de que no hay “teoría” lacaniana sin un regreso a determinada experiencia, la de volver a interrogar sistemáticamente todo lo que Freud ha dicho? ¿Por qué no podríamos aplicar este mismo precepto a Lacan?
Esta última orientación es la que este libro promueve. De ahí que, en segundo lugar, por mi parte deba agradecer a las autoras unos luminosos efectos de sentido. Me explico mejor: leí casi un centenar de veces la “Cuestión preliminar”; sin embargo, creo que después de atravesar las páginas de este libro sobre la “Cuestión preliminar” pude advertir que en absoluto este es un texto acerca de la psicosis como estructura clínica –si es que algo así existe en Lacan–. O, mejor dicho, las autoras me llevaron a pensar que se trata de un escrito acerca de la estructura sin más. Dicho de otro modo, el que pasó a la posteridad como el “gran” escrito de Lacan acerca de la psicosis, a lo sumo habla de la psicosis de Schreber, pero porque en realidad se dedica al único gran tema del psicoanálisis, a esa división que está en el corazón de la noción de estructura: el sujeto. De lo anterior, entonces, debería concluirse que no hay “teoría lacaniana de la psicosis”. ¿No es este un efecto de lectura que nos despierta como pocas cosas lo hacen hoy en día? En este sentido es que este dispositivo que es la lectura al pie de la letra se vuelve más prolífico. No nos impone la intención de una verdad revelada, un Lacan que estaría detrás de Lacan –en una especie de competencia por quien sería más lacaniano–, sino que ejercita la producción de una revisión de lo ya sabido, de lo que parece evidente porque ya no nos interpela.
En una época en que el psicoanálisis publica la mayor cantidad de libros, es valioso distinguir un criterio que permita tomar partido por aquellos que vale la pena leer. Este libro es un notorio ejercicio clínico, porque no confunde la clínica con la experiencia ciega; sus autoras impulsan a darle vida a nuestros conceptos, no para corroborarlos, sino para ponerlos en tensión, para desafiarnos en el compromiso con una praxis que, con Lacan, vaya más allá de lo que Lacan mismo dijo, para recuperar un decir que coincide con la reinvención perpetua del psicoanálisis[1].

________________________________________
[1] Este texto corresponde a la exposición realizada por Luciano Lutereau en la presentación del libro “De una cuestión preliminar a todo tratamiento posible de la psicosis. Una lectura al pie de la letra del escrito de Jacques Lacan”, el 4 de octubre de 2013, en la ciudad de Neuquén.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s